Una fábula sobre la producción audiovisual en Chile

no100113_1357843647 Por Andrés Jiménez Suárez

 Aún cuando el título de este artículo pueda pretender algunas certidumbres sobre la producción audiovisual chilena, en realidad este texto se compone por un breve recuento del trayecto de una empresa que se perfila actualmente como la productora de mayor impacto en el cine de ese país. Este recorrido a través de su primera década de trabajo, ha sido posible gracias a un encuentro con uno de sus fundadores, quien ha respondido a las preguntas de los participantes del IX Taller de Crítica y Periodismo Cinematográfico de la décima versión de Encuentros Cartagena y cuyo módulo periodístico fue impartido por Cynthia García Calvo.

Juan Ignacio Correa es productor ejecutivo de Fábula, una productora audiovisual fundada en 2005 por un grupo de amigos que han realizado hasta el momento 15 largometrajes y que además han incursionado en la creación de piezas publicitarias, la oferta de servicios de producción para rodajes extranjeros en su país y la realización de contenidos para la televisión nacional. Dentro de sus títulos más importantes se encuentran películas como La nana (Sebastián Silva, 2009), No (Pablo Larraín, 2012), Gloria (Sebastián Lelio, 2013) y más recientemente El club (Pablo Larraín, 2015); todas han recorrido distintos escenarios internacionales, desde Berlín hasta los Oscar, recibiendo gran acogida por parte del público y haciéndose, en algunas ocasiones, con los premios más importantes de estos certámenes.

la-nana-cartel1

Sin embargo, Correa, desde su perspectiva como productor, dice que “este medio es totalmente incierto; no sabes qué va a estar buscando el público y eso hace que cada proyecto sea un riesgo”. La realización de Gloria, por ejemplo, fue concebida desde el principio como un proyecto más bien pequeño y los miembros de esta productora jamás pensaron que podrían tener tanto éxito en la taquilla nacional ni, mucho menos, que consiguieran tener la película extranjera de ese año más vista en Estados Unidos.

“Pero esta es una actividad (que no una industria) de altibajos… Hicimos cuatro comedias pensando en el público y la verdad que fueron alternadamente grandes éxitos y fracasos totales”, aclara Correa.

La financiación de sus proyectos se ha alimentado de diversas fuentes. En primera instancia, se encuentran los estímulos para la producción nacional que otorga su gobierno y que son sustanciales para la consecución de estas de películas. En segundo lugar, dependen menos de fondos internacionales, ya que la mayoría de estos están más interesados en promover óperas primas; pero programas como Ibermedia siguen siendo un lugar donde pueden conseguir los recursos que necesitan. Finalmente, con el paso de los años y debido a su paulatina consolidación en la región, han logrado acuerdos de colaboración con productoras de otros países de Latinoamérica; entre las que pueden contar con empresas como Dynamo (Colombia), Canana (México) y Participant Media (Estados Unidos).

ENTERTAINMENT-GERMANY-FILM-FESTIVAL-BERLINALE

“El Excel lo soporta todo”, comenta coloquialmente Correa para justificar la reticencia de Fábula por acudir a inversionistas privados, pues sabe que estos proyectos no son seguros en su totalidad y no pueden comprometerse a responder a sus expectativas.

Es por esto que esta productora también encuentra en la publicidad un campo de bastante más seguridad en donde sus realizadores cuentan con grandes presupuestos que les permiten experimentar un poco para probar nuevas ideas narrativas o técnicas y poder desarrollar allí un importante espacio de aprendizaje.A094_C002_0101MY.

“Queremos hacer películas de mayor calibre”, afirma Correa al hablar sobre los nuevos proyectos que trae el futuro para Fábula. Sabe que en las salas de cine seguirán compitiendo con grandes producciones provenientes de Hollywood y piensa que ahora su compañía tiene la capacidad de realizar una apuesta más grande, a la altura de las actuales demandas de la gran audiencia. Asimismo, siguiendo este interés por cautivar un gran número de espectadores, Fábula ha iniciado un proyecto transmedia de animación llamado Homeless, que surge a partir del éxito de una de sus producciones para televisión, y busca consolidar con ella un público que esté interesado en seguir un mismo contenido a través de diferentes plataformas.

Después de esta charla con Correa, se podría concluir que, a pesar de ser consciente de la carencia de procesos educativos que hagan énfasis en la cultura, lo cual idealmente permitiría una mejor distribución de las películas chilenas en las salas de su país; son también responsabilidad de los realizadores el pensar en los espectadores y el realizar películas que de alguna forma satisfagan sus necesidades.

Anuncios

Acerca de encuentroscartagena

Taller de Crítica Cinematográfica
Esta entrada fue publicada en IX Taller de Crítica y Periodismo Cinematográfico y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s