La Once, de Maite Alberdi (Competencia Documental)

54d4e0c304f12__LA_ONCE_(3)No vivas de fotografías amarillas

Por Andrés Ernesto Jiménez Suárez

En pocas palabras el documental La once, dirigido por la chilena Maite Alberdi, habla sobre las relaciones humanas que son capaces de trascender el tiempo e incluso la muerte.

La película sigue las reuniones mensuales de un grupo de amigas que aún después de 60 años se reúnen a tomar el té y comparten una y otra vez diferentes recuerdos de sus vidas, los cuales dan cuenta de una estricta formación católica y conservadora que estaba diseñada para prepararlas a todas para ser amas de casa y esposas.

Pero esto no quiere decir que las cinco mujeres que lo protagonizan sean uniformes; por el contrario, desde la misma introducción, narrada por Teresa, abuela de la realizadora, se plantean los diferentes caracteres de quienes intervendrán constantemente en esas conversaciones vespertinas. Se trata de mujeres casadas o viudas, saludables o con problemas de salud, divertidas o amargadas.

En el largometraje, de una duración de apenas 70 minutos, predominan los planos detalles de los delicados y coloridos postres que acompañan el té, así como los primerísimos primeros planos de los personajes. La narración toma como base un álbum de fotografías que, al estilo de Wes Anderson, da cuenta de todas las décadas que han transcurrido desde que este grupo de amigas se formó en la secundaria en 1949.

Hay dos elementos muy interesantes que se complementan otorgando a la película gran interés. Por un lado, está el montaje: se tratan de diferentes conversaciones que, a primera vista, parece transcurrir de forma continua, pero que en realidad es una completa construcción. La íntima cercanía de la cámara a los rostros de estas mujeres, hace olvidar al espectador de las ventanas y muebles de fondo, los cuales en conjunto generan una ilusión de unidad espacial que complementa la unidad temporal pretendida. En segundo lugar, el sonido fuera de cuadro potencia en gran medida las sutiles expresiones de los rostros. Para ejemplificar esto, podría mencionar una escena en la que Inés, una invitada especial a esta reunión, oye confundida los comentarios de las otras ancianas sobre una operación que ella no recuerda haber tenido, pero de cuyo proceso de recuperación las demás insisten en haber sido testigos; las palabras enriquecen la expresividad de esta mujer con principios de Alzheimer que cuando quiere hablar no recuerda lo que quería decir.

Alberdi parece una directora que sabe observar y puede encontrar en un asunto tan anodino como la hora del té, un momento propicio para presentar al espectador los cambios radicales a los que estas mujeres se han visto enfrentadas: el matrimonio homosexual, hablar abiertamente sobre sexo o burlarse de las enseñanzas de su colegio sobre cómo ser una buena esposa. Se trata del espacio en que estas cinco mujeres pueden hablar de lo que quieran y cómo todo las lleva a la inescapable memoria de aquellos tiempos: ‘No vivas de fotografías amarillas’, le aconseja una de ellas a Teresa, quien observa sobre la mesa las fotografías de su difunto esposo, ya ambarinas en los bordes por tantos años de ausencia. Pero Teresa pregunta por qué no: ‘Uno puede vivir de fotos amarillas, de cartas amarillas, de flores amarillas, si uno quiere’.

Pero en medio de todo esto también existe una perspectiva de la realizadora que privilegia la vida, el color, la manera como estas mujeres se empeñan por seguir viviendo y por seguir construyendo recuerdos juntas, organizando excursiones dentro del territorio nacional. Y justamente estos esfuerzos, aunque mermados en ocasiones por la inminencia de la muerte, retratan un modelo de vejez positivo que les permite a ellas observar con tranquilidad el fin.

Esta es una apuesta arriesgada pero que ha dado como resultado una obra universal que puede hablar a cualquiera de estos temas, sin desperdiciar lo singular de este grupo de amigas. Y para lograr esta identificación con el público, no acude a discursos lastimeros sobre la tercera edad ni el abandono de los viejos por parte de la sociedad. Por el contrario, es un bello homenaje y una celebración de la vida, una vida que desborda aquellas mesas de té.

Anuncios

Acerca de encuentroscartagena

Taller de Crítica Cinematográfica
Esta entrada fue publicada en IX Taller de Crítica y Periodismo Cinematográfico y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s